Examen PIR

Simulacros
y estrategias

El trabajo con simulacros y con exámenes de anteriores convocatorias es una herramienta básica para la preparación del examen PIR. En Arke los simulacros se realizan de forma periódica reproduciendo el formato del examen oficial, y posteriormente se trabajan de forma grupal en sesiones independientes dudas, comentarios, bibliografía y corrección de los mismos.

Dominar los exámenes de anteriores convocatorias, te ayudará a organizar el estudio y a reconocer conceptos básicos e imprescindibles de la preparación. Adjuntado una ficha de registro para anotar los resultados de la corrección de los simulacros y poder ver la evolución de la preparación.

Organización del tiempo

Seguro que ya has reflexionado sobre tu propia estrategia. Esa que mejor se adapta a tu forma de ser, hacer y sentir. Recuerda que estás frente a un examen donde son muy importantes tus conocimientos, así como tu actitud y tu estrategia personal. Pon todo ello en juego.

Te sugerimos un par de estrategias a la hora de responder el examen y de organizarte el tiempo que tienes para ello. Son las más empleadas y las que más rendimiento han demostrado.

Al final del tiempo siempre pueden quedar preguntas sin contestar que generen muchas dudas, hay que contestarlas también. Utiliza todas las estrategias posibles. Sigue tu intuición, busca razonamientos lógicos, incluso si fuera necesario, mágicos, viscerales…

Los aspirantes que han sacado plaza nunca han dejado más de 6/8 preguntas por contestar.

Estrategia conservadora

Quieres ir despacio y seguro. Consta de 4 fases:

Primera vuelta,
organizarte dividiendo el nº de preguntas para 3 horas. Contesta a todas aquellas preguntas en las que con mayor facilidad identificas la respuesta correcta.

Segunda vuelta,
lo normal sería que te queden dos horas y unas 100 preguntas por contestar. Son las preguntas donde has dudado entre dos alternativas. Has de reducir al máximo el número de preguntas.

Tercera vuelta,
ya se corren más riegos, y hay que seguir contestando.

Cuarta vuelta,
compruebo que no me quedan más de 10 preguntas por contestar e intento reducirlas al máximo.

Estrategia más arriesgada

Consta de 3 fases:

Primera vuelta,
organizarte dividiendo el nº de preguntar para 4 horas. Contestar las máximas preguntas posibles en una primera pasada. Cada pregunta es como un examen único; la siguiente pregunta es un nuevo examen. Esta estrategia requiere agilidad, rapidez y seguridad a la hora de contestar.

Segunda vuelta,
han de quedar solo unas 50 preguntas sin contestar. Son las preguntas donde has dudado entre dos alternativas, tomo decisión y has de reducir al máximo el número de preguntas.

Tercera vuelta,
ya no me quedan más de 10 preguntas. Son preguntas críticas, y hay que contestarlas.

Cómo responder a las preguntas del examen PIR